Deuteronomio 17:1

NO sacrificarás á Jehová tu Dios buey, ó cordero, en el cual haya falta ó alguna cosa mala: porque es abominación á Jehová tu Dios.

Deuteronomio 15:21

Y si hubiere en él tacha, ciego ó cojo, ó cualquiera mala falta, no lo sacrificarás á Jehová tu Dios.

Deuteronomio 23:18

No traerás precio de ramera, ni precio de perro á la casa de Jehová tu Dios por ningún voto; porque abominación es á Jehová tu Dios así lo uno como lo otro.

Deuteronomio 24:4

No podrá su primer marido, que la despidió, volverla á tomar para que sea su mujer, después que fué amancillada; porque es abominación delante de Jehová, y no has de pervertir la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad.

Malaquías 1:8

Y cuando ofrecéis el animal ciego para sacrificar, ¿no es malo? asimismo cuando ofrecéis el cojo ó el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo pues á tu príncipe: ¿acaso se agradará de ti, ó le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos.

Génesis 41:3-4

Y que otras siete vacas subían tras ellas del río, de fea vista, y enjutas de carne, y se pararon cerca de las vacas hermosas á la orilla del río:

Génesis 41:19

Y que otras siete vacas subían después de ellas, flacas y de muy fea traza; tan extenuadas, que no he visto otras semejantes en toda la tierra de Egipto en fealdad:

Éxodo 12:5

El cordero será sin defecto, macho de un año: tomaréislo de las ovejas ó de las cabras:

Levítico 22:20-25

Ninguna cosa en que haya falta ofreceréis, porque no será acepto por vosotros.

Deuteronomio 25:16

Porque abominación es á Jehová tu Dios cualquiera que hace esto, cualquiera que hace agravio.

Proverbios 6:16

Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma:

Proverbios 11:1

EL peso falso abominación es á Jehová: Mas la pesa cabal le agrada.

Proverbios 15:8

El sacrificio de los impíos es abominación á Jehová: Mas la oración de los rectos es su gozo.

Proverbios 20:10

Doble pesa y doble medida, Abominación son á Jehová ambas cosas.

Malaquías 1:13-14

Habéis además dicho: ­Oh qué trabajo! y lo desechasteis, dice Jehová de los ejércitos; y trajisteis lo hurtado, ó cojo, ó enfermo, y presentasteis ofrenda. ¿Seráme acepto eso de vuesta mano? dice Jehová.

Hebreos 9:14

¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual por el Espíritu eterno se ofreció á sí mismo sin mancha á Dios, limpiará vuestras conciencias de las obras de muerte para que sirváis al Dios vivo?

1 Pedro 1:19

Sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación:

Treasury of Scripture Knowledge did not add

Public Domain