Salmos 146:4

Su espíritu exhala, él vuelve a la tierra; en ese mismo día perecen sus pensamientos.

Salmos 104:29

Escondes tu rostro, se turban; les quitas el aliento, expiran, y vuelven al polvo.

Eclesiastés 12:7

entonces volverá el polvo a la tierra como lo que era, y el espíritu volverá a Dios que lo dio.

Génesis 2:7

Entonces el SEÑOR Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente.

1 Corintios 2:6

Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; pero una sabiduría no de este siglo, ni de los gobernantes de este siglo, que van desapareciendo,

Génesis 3:19

Con el sudor de tu rostro comerás {el} pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.

Génesis 6:17

Y he aquí, yo traeré un diluvio sobre la tierra, para destruir toda carne en que hay aliento de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra perecerá.

Job 14:21

Alcanzan honra sus hijos, pero él no {lo} sabe; o son humillados, pero él no lo percibe.

Job 17:1

Mi espíritu está quebrantado, mis días extinguidos, el sepulcro {está preparado} para mí.

Job 17:11

Mis días han pasado, se deshicieron mis planes, los deseos de mi corazón.

Salmos 33:10

El SEÑOR hace nulo el consejo de las naciones; frustra los designios de los pueblos.

Salmos 90:3

Haces que el hombre vuelva a ser polvo, y dices: Volved, hijos de los hombres.

Isaías 2:22

Dejad de considerar al hombre, cuyo soplo {de vida} está en su nariz; pues ¿en qué ha de ser él estimado?

Lamentaciones 4:20

El aliento de nuestras vidas, el ungido del SEÑOR, fue atrapado en sus fosos, {aquel} de quien habíamos dicho: A su sombra viviremos entre las naciones.

Daniel 5:23

sino que te has ensalzado contra el Señor del cielo; y han traído delante de ti los vasos de su templo, y tú y tus nobles, tus mujeres y tus concubinas, habéis estado bebiendo vino en ellos y habéis alabado a los dioses de plata y oro, de bronce, hierro, madera y piedra, que ni ven, ni oyen, ni entienden; pero al Dios que tiene en su mano tu propio aliento y es dueño de todos tus caminos, no has glorificado;

Job 14:10

Pero el hombre muere y yace inerte. El hombre expira, ¿y dónde está?

Job 27:3

Porque mientras haya vida en mí, y el aliento de Dios esté en mis narices,

Treasury of Scripture Knowledge did not add