La idolatría

Versículos Más Relevantes

1 Tesalonicenses 1:9

Pues ellos mismos cuentan acerca de nosotros, de la acogida que tuvimos por parte de vosotros, y de cómo os convertisteis de los ídolos a Dios para servir al Dios vivo y verdadero,

Éxodo 20:3-6

No tendrás otros dioses delante de mí. No te harás ídolo, ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No los adorarás ni los servirás; porque yo, el SEÑOR tu Dios, soy Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta {generación} de los que me aborrecen,Leer más.
y muestro misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

Artículos sobre La idolatría

Abominaciones, La idolatría es

Jeremías 32:32-35

por todo el mal que los hijos de Israel y los hijos de Judá hicieron para provocarme a ira, ellos, sus reyes, sus jefes, sus sacerdotes, sus profetas, los hombres de Judá y los habitantes de Jerusalén.

Evitar la idolatría

Éxodo 20:4

No te harás ídolo, ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

La idolatría se compone de

Éxodo 20:4

No te harás ídolo, ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

Más versículos sobre La idolatría

Salmos 16:4

Se multiplicarán las aflicciones de aquellos que han corrido tras otro {dios}; no derramaré yo sus libaciones de sangre, ni sus nombres pronunciarán mis labios.

Levítico 19:4

``No os volváis a los ídolos, ni hagáis para vosotros dioses de fundición; yo soy el SEÑOR vuestro Dios.

Gálatas 5:19-21

Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, sectarismos, envidias, borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales os advierto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

Jeremías 11:12

Entonces irán las ciudades de Judá y los habitantes de Jerusalén, y clamarán a los dioses a quienes queman incienso, pero ellos ciertamente no podrán salvarlos en la hora de su aflicción.

Salmos 135:15

Los ídolos de las naciones son plata y oro, obra de manos de hombre.

Isaías 45:20

Reuníos y venid; juntos acercaos, fugitivos de las naciones. No tienen conocimiento los que llevan su ídolo de madera y suplican a un dios que no puede salvar.

Apocalipsis 9:20

Y el resto de la humanidad, los que no fueron muertos por estas plagas, no se arrepintieron de las obras de sus manos ni dejaron de adorar a los demonios y a los ídolos de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, que no pueden ver ni oír ni andar;

Oseas 11:2

Cuanto más los llamaban {los profetas}, tanto más se alejaban de ellos; seguían sacrificando a los Baales y quemando incienso a los ídolos.

Salmos 115:1-18

No a nosotros, SEÑOR, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria, por tu misericordia, por tu fidelidad. ¿Por qué han de decir las naciones: ¿Dónde está ahora su Dios? Nuestro Dios está en los cielos; El hace lo que le place.Leer más.
Los ídolos de ellos son plata y oro, obra de manos de hombre. Tienen boca, y no hablan; tienen ojos, y no ven; tienen oídos, y no oyen; tienen nariz, y no huelen; tienen manos, y no palpan; tienen pies, y no caminan; no emiten sonido alguno con su garganta. Se volverán como ellos, los que los hacen, {y} todos los que en ellos confían. Oh Israel, confía en el SEÑOR; El es tu ayuda y tu escudo. Oh casa de Aarón, confiad en el SEÑOR; El es vuestra ayuda y vuestro escudo. Los que teméis al SEÑOR, confiad en el SEÑOR; El es vuestra ayuda y vuestro escudo. El SEÑOR se ha acordado de nosotros; El {nos} bendecirá; bendecirá a la casa de Israel; bendecirá a la casa de Aarón. El bendecirá a los que temen al SEÑOR, tanto a pequeños como a grandes. El SEÑOR os prospere, a vosotros y a vuestros hijos. Benditos seáis del SEÑOR, que hizo los cielos y la tierra. Los cielos son los cielos del SEÑOR; pero la tierra la ha dado a los hijos de los hombres. Los muertos no alaban al SEÑOR, ni ninguno de los que descienden al silencio. Pero nosotros bendeciremos al SEÑOR desde ahora y para siempre. ¿Aleluya!

1 Samuel 15:23

Porque la rebelión {es como} pecado de adivinación, y la desobediencia, {como} iniquidad e idolatría. Por cuanto has desechado la palabra del SEÑOR, El también te ha desechado para que no seas rey.

Miqueas 5:13

Exterminaré tus imágenes talladas y tus pilares {sagrados} de en medio de ti, y ya no te postrarás más ante la obra de tus manos.

Isaías 46:7

Lo levantan en hombros {y} lo llevan; lo colocan en su lugar y {allí} se está. No se mueve de su lugar. Aunque alguno clame a él, no responde, de su angustia no lo libra.

Deuteronomio 7:26

Y no traerás cosa abominable a tu casa, pues serás anatema como ella; ciertamente la aborrecerás y la abominarás, pues es anatema.

Jeremías 1:16

Y yo pronunciaré mis juicios contra ellos por toda su maldad, porque me abandonaron, ofrecieron sacrificios a otros dioses y adoraron la obra de sus manos.

Hechos 17:29

Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la naturaleza divina sea semejante a oro, plata o piedra, esculpidos por el arte y el pensamiento humano.

Isaías 65:3

un pueblo que de continuo me provoca en mi propio rostro, sacrificando en huertos y quemando incienso sobre ladrillos;

1 Corintios 10:20-22

{No,} sino que {digo que} lo que los gentiles sacrifican, lo sacrifican a los demonios y no a Dios; no quiero que seáis partícipes con los demonios. No podéis beber la copa del Señor y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios. ¿O provocaremos a celos al Señor? ¿Somos, acaso, más fuertes que El?

1 Corintios 10:19

¿Qué quiero decir, entonces? ¿Que lo sacrificado a los ídolos es algo, o que un ídolo es algo?

Hechos 17:16

Mientras Pablo los esperaba en Atenas, su espíritu se enardecía dentro de él al contemplar la ciudad llena de ídolos.

Romanos 1:24

Por consiguiente, Dios los entregó a la impureza en la lujuria de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos;

Las citas Bíblicas son tomadas de La Biblia de las Américas © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation, La Habra, Calif, http://www.lockman.org. Usadas con permiso