Los soldados

Versículos Más Relevantes

Números 31:27-28

y divide en mitades el botín entre los guerreros que salieron a la batalla y toda la congregación. Y toma un tributo para el SEÑOR de los hombres de guerra que salieron a la batalla, uno por cada quinientos, tanto de las personas como de los bueyes, de los asnos y de las ovejas;

Josué 8:10-19

Y se levantó Josué muy de mañana, pasó revista al pueblo y subió con los ancianos de Israel frente al pueblo de Hai. Entonces todos los hombres de guerra que {estaban} con él subieron y se acercaron, y llegaron frente a la ciudad, y acamparon al lado norte de Hai. Y {había} un valle entre él y Hai. Tomó unos cinco mil hombres y los puso en emboscada entre Betel y Hai, al occidente de la ciudad.Leer más.
Y apostaron al pueblo: todo el ejército que {estaba} al norte de la ciudad, y su retaguardia {que estaba} al occidente de la ciudad. Y Josué pasó aquella noche en medio del valle. Y aconteció que al ver {esto} el rey de Hai, los hombres de la ciudad se apresuraron, se levantaron temprano y salieron para enfrentarse a Israel en batalla, él y todo su pueblo, en el lugar señalado frente a la llanura del desierto; pero no sabía que {había} una emboscada contra él por detrás de la ciudad. Y Josué y todo Israel se fingieron vencidos delante de ellos, y huyeron camino del desierto. Y todo el pueblo que estaba en la ciudad fue llamado para perseguirlos, y persiguieron a Josué, y se alejaron de la ciudad. No quedó hombre en Hai o Betel que no saliera tras Israel, y dejaron la ciudad sin protección por perseguir a Israel. Entonces el SEÑOR dijo a Josué: Extiende la jabalina que está en tu mano hacia Hai, porque la entregaré en tu mano. Y extendió Josué hacia la ciudad la jabalina que estaba en su mano. Y los {que estaban} emboscados se levantaron rápidamente de su lugar, y corrieron cuando él extendió su mano, entraron en la ciudad y se apoderaron de ella, y se apresuraron a prender fuego a la ciudad.

Jueces 9:34-35

Se levantó, pues, de noche Abimelec, y todo el pueblo que {estaba} con él, y pusieron emboscada contra Siquem con cuatro compañías. Y Gaal, hijo de Ebed, salió y se paró a la entrada de la puerta de la ciudad; y Abimelec y el pueblo que {estaba} con él salieron de la emboscada.

Jueces 20:14-16

Y los hijos de Benjamín, de sus ciudades, se reunieron en Guibeá para salir a combatir contra los hijos de Israel. Y de las ciudades fueron contados en aquel día, de los hijos de Benjamín, veintiséis mil hombres que sacaban espada, además de los habitantes de Guibeá que fueron contados, setecientos hombres escogidos. De toda esta gente, setecientos hombres escogidos eran zurdos; capaces cada uno de lanzar {con la honda} una piedra a un cabello sin errar.

1 Samuel 13:5

Y los filisteos se reunieron para pelear contra Israel: treinta mil carros, seis mil hombres de a caballo y gente tan numerosa como la arena a la orilla del mar; y subieron y acamparon en Micmas, al oriente de Bet-avén.

1 Samuel 13:22

Y sucedió que en el día de la batalla, no había espada ni lanza en mano de ninguna de la gente que {estaba} con Saúl y Jonatán, pero {sí las} había {en mano} de Saúl y de su hijo Jonatán.

1 Samuel 15:4

Entonces Saúl convocó al pueblo, y los contó en Telaim: doscientos mil soldados de a pie, y diez mil hombres de Judá.

1 Samuel 26:7

Y David y Abisai llegaron de noche al campamento, y he aquí, Saúl estaba durmiendo en medio del campamento, con su lanza clavada en tierra a su cabecera; y Abner y la gente estaban acostados alrededor de él.

2 Samuel 8:4

David le tomó mil setecientos hombres de a caballo y veinte mil soldados de a pie; David desjarretó los caballos de los carros, pero dejó {suficientes} de ellos para cien carros.

2 Samuel 10:6

Al ver los hijos de Amón que se habían hecho odiosos a David, los hijos de Amón mandaron a tomar a sueldo a los arameos de Bet-rehob y a los arameos de Soba, veinte mil soldados de a pie, y del rey de Maaca mil hombres, y de Is-tob doce mil hombres.

2 Reyes 13:7

Pues a Joacaz no le había quedado del ejército más que cincuenta hombres de a caballo, diez carros y diez mil hombres de a pie, porque el rey de Aram los había destruido y los había hecho como polvo de trilla.

2 Samuel 3:23

Cuando llegó Joab y todo el ejército que {estaba} con él, le dieron aviso a Joab, diciendo: Abner, hijo de Ner, vino al rey, y él lo ha despedido y se ha ido en paz.

2 Samuel 23:8-39

Estos son los nombres de los valientes que tenía David: Joseb-basebet tacmonita, principal de los capitanes; éste era {llamado} Adino eznita, por los ochocientos que mató una vez; y después de él, Eleazar, hijo de Dodo ahohíta, uno de los tres valientes {que estaban} con David cuando desafiaron a los filisteos que se habían reunido allí para la batalla y se habían retirado los hombres de Israel. El se levantó e hirió a los filisteos hasta que su mano se cansó y quedó pegada a la espada; aquel día el SEÑOR concedió una gran victoria; el pueblo volvió en pos de él, {pero} sólo para despojar {a los muertos.}Leer más.
Después de él, {fue} Sama, hijo de Age ararita. Los filisteos se habían concentrado en tropa donde había un terreno lleno de lentejas, y el pueblo había huido de los filisteos. Pero él se puso en medio del terreno, lo defendió e hirió a los filisteos; y el SEÑOR concedió una gran victoria. Descendieron tres de los treinta jefes y fueron a David en la cueva de Adulam al tiempo de la cosecha, mientras la tropa de los filisteos acampaba en el valle de Refaím. David {estaba} entonces en la fortaleza, mientras la guarnición de los filisteos {estaba} en Belén. David sintió un gran deseo, y dijo: ¡Quién me diera a beber agua del pozo de Belén que está junto a la puerta! Entonces los tres valientes se abrieron paso por el campamento de los filisteos, y sacando agua del pozo de Belén que {estaba} junto a la puerta, {se la} llevaron y {la} trajeron a David; pero él no quiso beberla, sino que la derramó para el SEÑOR, y dijo: Lejos esté de mí, oh SEÑOR, que yo haga esto. ¿{Beberé} la sangre de los hombres que fueron con {riesgo de} sus vidas? Por eso no quiso beberla. Estas cosas hicieron los tres valientes. Y Abisai, hermano de Joab, hijo de Sarvia, era jefe de los treinta. Y éste blandió su lanza contra trescientos y los mató, y tuvo tanto renombre como los tres. El {era} el más distinguido de los treinta, por eso llegó a ser su jefe; pero no igualó a los tres {primeros.} Benaía, hijo de Joiada, hijo de un valiente de Cabseel, de grandes hazañas, mató a los dos {hijos de} Ariel de Moab. Y él descendió y mató a un león en medio de un foso un día que estaba nevando. También mató a un egipcio, un hombre de apariencia {impresionante.} El egipcio {tenía} una lanza en la mano, pero {Benaía} descendió a él con un palo, y arrebatando la lanza de la mano del egipcio, lo mató con su propia lanza. Estas {cosas} hizo Benaía, hijo de Joiada, y tuvo tanto renombre como los tres valientes. Fue el más distinguido entre los treinta, pero no igualó a los tres; y David lo puso sobre su guardia. Asael, hermano de Joab, {estaba} entre los treinta; {también,} Elhanán, hijo de Dodo de Belén, Sama harodita, Elica harodita, Heles paltita, Ira, hijo de Iques tecoíta, Abiezer anatotita, Mebunai husatita, Salmón ahohíta, Maharai netofatita, Heleb, hijo de Baana netofatita, Itai, hijo de Ribai de Guibeá de los hijos de Benjamín, Benaía piratonita, Hidai de los arroyos de Gaas, Abi-albón arbatita, Azmavet barhumita, Eliaba saalbonita, los hijos de Jasén, Jonatán, Sama ararita, Ahíam, hijo de Sarar ararita, Elifelet, hijo de Ahasbai, hijo de Maaca, Eliam, hijo de Ahitofel gilonita, Hezrai carmelita, Paarai arbita, Igal, hijo de Natán de Soba, Bani gadita, Selec amonita, Naharai beerotita, escuderos de Joab, hijo de Sarvia, Ira itrita, Gareb itrita, Urías hitita; treinta y siete en total.

1 Crónicas 11:10-47

Estos son los jefes de los valientes que tenía David, quienes le dieron fuerte apoyo en su reino, junto con todo Israel, para hacerlo rey, conforme a la palabra del SEÑOR concerniente a Israel. Y éstos {constituyen} la lista de los valientes que tenía David: Jasobeam, hijo de Hacmoni, jefe de los treinta; él blandió su lanza contra trescientos a los cuales mató de una sola vez. Y después de él, Eleazar, hijo de Dodo ahohíta; él {era uno} de los tres valientes.Leer más.
El estaba con David en Pasdamim cuando los filisteos se reunieron allí para la batalla; y había una parcela llena de cebada, y el pueblo huyó delante de los filisteos, y se apostaron en medio de la parcela, y la defendieron e hirieron a los filisteos; y el SEÑOR los salvó con una gran victoria. Descendieron tres de los treinta jefes a la roca {donde estaba} David, en la cueva de Adulam, mientras el ejército de los filisteos acampaba en el valle de Refaim. David {estaba} entonces en la fortaleza, mientras la guarnición de los filisteos {estaba} en Belén. David sintió un gran deseo, y dijo: ¡Quién me diera de beber agua del pozo de Belén que está junto a la puerta! Entonces los tres se abrieron paso por el campamento de los filisteos, y sacando agua del pozo de Belén que {estaba} junto a la puerta, {se la} llevaron y {la} trajeron a David; pero David no quiso beberla, sino que la derramó para el SEÑOR, y dijo: Lejos esté de mí que haga tal cosa delante de mi Dios. ¿Beberé la sangre de estos hombres {que fueron} con riesgo de sus vidas? Porque con riesgo de sus vidas la trajeron. Por eso no quiso beberla. Estas cosas hicieron los tres valientes. Y Abisai, hermano de Joab, era el primero de los treinta, y blandió su lanza contra trescientos y los mató; y él tuvo tanto renombre como los tres. De los treinta en el segundo {grupo,} él fue el más distinguido y llegó a ser capitán de ellos; pero no igualó a los tres {primeros.} Benaía, hijo de Joiada, hijo de un valiente de Cabseel, de grandes hazañas, mató a los dos {hijos de} Ariel de Moab. Y él descendió y mató a un león en medio de un foso un día que estaba nevando. También mató a un egipcio, un hombre grande de cinco codos de estatura; y en la mano del egipcio {había} una lanza como un rodillo de tejedor, pero {Benaía} descendió a él con un palo, y arrebatando la lanza de la mano del egipcio, lo mató con su propia lanza. Estas {cosas} hizo Benaía, hijo de Joiada, y tuvo tanto renombre como los tres valientes. He aquí, fue el más distinguido entre los treinta, pero no igualó a los tres; y David lo puso sobre su guardia. Y los valientes de los ejércitos {fueron} Asael, hermano de Joab, Elhanan, hijo de Dodo de Belén, Samot harodita, Heles pelonita, Ira, hijo de Iques tecoíta, Abiezer anatotita, Sibecai husatita, Ilai ahohíta, Maharai netofatita, Heled, hijo de Baana netofatita, Itai, hijo de Ribai de Guibeá de los hijos de Benjamín, Benaía piratonita, Hurai de los arroyos de Gaas, Abiel arbatita, Azmavet barhumita, Eliaba saalbonita, los hijos de Hasem gizonita, Jonatán, hijo de Sage ararita, Ahíam, hijo de Sacar ararita, Elifal, hijo de Ur, Hefer megueratita, Ahías pelonita, Hezro carmelita, Naarai, hijo de Ezbai, Joel, hermano de Natán, Mibhar, hijo de Hagrai, Selec amonita, Naharai beerotita, escudero de Joab, hijo de Sarvia, Ira itrita, Gareb itrita, Urías hitita, Zabad, hijo de Ahlai, Adina, hijo de Siza rubenita, jefe de los rubenitas, y treinta con él. Hanán, hijo de Maaca, y Josafat mitnita, Uzías astarotita, Sama y Jehiel, hijos de Hotam aroerita, Jediael, hijo de Simri, y Joha su hermano, tizita, Eliel mahavita, Jerebai y Josavía, hijos de Elnaam, Itma moabita, Eliel, Obed y Jaasiel mesobaíta.

2 Samuel 24:1-9

De nuevo la ira del SEÑOR se encendió contra Israel, e incitó a David contra ellos, diciendo: Ve, haz un censo de Israel y de Judá. Y el rey dijo a Joab, comandante del ejército, que {estaba} con él: Recorre todas las tribus de Israel, desde Dan hasta Beerseba, y haz un censo del pueblo para que yo sepa el número de la gente. Pero Joab respondió al rey: Que el SEÑOR tu Dios añada al pueblo cien veces más de lo que son, mientras {todavía} vean los ojos de mi señor el rey; pero, ¿por qué se complace mi señor el rey en esto?Leer más.
Sin embargo, la palabra del rey prevaleció contra Joab y contra los comandantes del ejército. Salieron, pues, Joab y los comandantes del ejército de la presencia del rey para hacer el censo del pueblo de Israel. Pasaron el Jordán y acamparon en Aroer, a la derecha de la ciudad que está en medio del valle de Gad, y en dirección a Jazer. Luego fueron a Galaad y a la tierra de Tahtim-hodsi; fueron a Dan-jaán y doblaron para Sidón; fueron a la fortaleza de Tiro y a todas las ciudades de los heveos y de los cananeos, saliendo {finalmente} hacia el sur de Judá, {a} Beerseba. Habiendo recorrido todo el país, volvieron a Jerusalén al cabo de nueve meses y veinte días. Joab dio al rey la cifra del censo del pueblo: había en Israel ochocientos mil hombres valientes que sacaban espada, y los de Judá {eran} quinientos mil hombres.

1 Crónicas 21:1-16

Y se levantó Satanás contra Israel e incitó a David a hacer un censo de Israel. Dijo, pues, David a Joab y a los jefes del pueblo: Id, contad a Israel desde Beerseba hasta Dan, y traedme {el resultado} para que yo sepa el número de ellos. Pero Joab dijo: Añada el SEÑOR a su pueblo cien veces más de lo que son. Mas, oh rey, señor mío, ¿no son todos ellos siervos de mi señor? ¿Por qué procura esto mi señor? ¿Por qué ha de ser él motivo de culpa para Israel?Leer más.
Sin embargo, la palabra del rey prevaleció contra Joab. Salió, pues, Joab y recorrió todo Israel, y volvió a Jerusalén. Y Joab dio a David el total del censo de {todo} el pueblo. Y en todo Israel había un millón cien mil hombres que sacaban espada; y en Judá {había} cuatrocientos setenta mil hombres que sacaban espada. Pero entre ellos no hizo un censo de Leví ni de Benjamín, porque la orden del rey era detestable para Joab. También el censo desagradó a Dios, e hirió a Israel. Entonces dijo David a Dios: He pecado gravemente al hacer esto. Pero ahora te ruego que quites la iniquidad de tu siervo, porque he obrado muy neciamente. Y el SEÑOR habló a Gad, vidente de David, diciendo: Ve y habla a David, y dile: ``Así dice el SEÑOR: `Te propongo tres cosas; escoge para ti una de ellas, para que yo te {la} haga.'" Entonces vino Gad a David y le dijo: Así dice el SEÑOR: ``Escoge para ti: tres años de hambre, o tres meses de derrota delante de tus adversarios mientras {te} alcanza la espada de tus enemigos, o tres días de la espada del SEÑOR, esto es, la pestilencia en la tierra y el ángel del SEÑOR haciendo estragos por todo el territorio de Israel." Ahora pues, considera qué respuesta he de llevar al que me envió. Respondió David a Gad: Estoy muy angustiado. Te ruego que me dejes caer en manos del SEÑOR, porque muy grandes son sus misericordias; pero no caiga yo en manos de hombre. Y el SEÑOR envió pestilencia sobre Israel, y cayeron setenta mil hombres de Israel. Y envió Dios un ángel a Jerusalén para destruirla; pero cuando estaba a punto de destruir{la,} miró el SEÑOR y sintió pesar por la calamidad, y dijo al ángel destructor: Basta, detén ahora tu mano. Y el ángel del SEÑOR estaba junto a la era de Ornán jebuseo. Y alzando David sus ojos, vio al ángel del SEÑOR que estaba entre la tierra y el cielo, con una espada desenvainada en su mano, extendida sobre Jerusalén. Entonces David y los ancianos, vestidos de cilicio, cayeron sobre sus rostros.

1 Crónicas 12:23-38

Y estos son los números de los escuadrones equipados para la guerra, que vinieron a David en Hebrón para transferirle el reino de Saúl, conforme a la palabra del SEÑOR: Los hijos de Judá que llevaban escudo y lanza {eran} seis mil ochocientos, equipados para la guerra. De los hijos de Simeón, hombres fuertes y valientes para la guerra, siete mil cien.Leer más.
De los hijos de Leví, cuatro mil seiscientos. Y Joiada, príncipe de {la casa de} Aarón, y con él tres mil setecientos; también Sadoc, joven fuerte y valiente, y de la casa de su padre veintidós capitanes. De los hijos de Benjamín, parientes de Saúl, tres mil; porque hasta entonces la mayor parte de ellos habían permanecido fieles a la casa de Saúl. De los hijos de Efraín, veinte mil ochocientos, hombres fuertes y valientes, famosos en sus casas paternas. De la media tribu de Manasés, dieciocho mil, que por nombre fueron designados para venir y hacer rey a David. De los hijos de Isacar, expertos en discernir los tiempos, con conocimiento de lo que Israel debía hacer, sus jefes {eran} doscientos; y todos sus parientes {estaban} bajo sus órdenes. De Zabulón {había} cincuenta mil que salieron con el ejército, que podían ponerse en orden de batalla con toda clase de armas de guerra y que ayudaron a {David} sin doblez de corazón. De Neftalí {había} mil capitanes, y con ellos treinta y siete mil con escudo y lanza. De los de Dan que podían ponerse en orden de batalla, {había} veintiocho mil seiscientos. De Aser {había} cuarenta mil que salieron con el ejército para ponerse en orden de batalla. Y del otro lado del Jordán de los rubenitas y gaditas y de la media tribu de Manasés, {había} ciento veinte mil con toda {clase} de armas de guerra para la batalla. Todos éstos, hombres de guerra, que podían ponerse en orden de batalla, vinieron con corazón perfecto a Hebrón, para hacer rey a David sobre todo Israel; también todos los demás de Israel eran de un mismo parecer para hacer rey a David.

1 Crónicas 27:1-22

Y {esta es} la enumeración de los hijos de Israel, los jefes de {casas} paternas, los comandantes de miles y de cientos, y sus oficiales que servían al rey en todos los asuntos de las divisiones que entraban y salían, mes por mes durante todos los meses del año; cada división {tenía} veinticuatro mil. A cargo de la primera división para el primer mes {estaba} Jasobeam, hijo de Zabdiel; y en su división {había} veinticuatro mil. El {era} de los hijos de Pérez, {y fue} jefe de todos los comandantes del ejército para el primer mes.Leer más.
A cargo de la división para el segundo mes {estaba} Dodai ahohíta con su división, {siendo} Miclot el jefe {principal;} y en su división {había} veinticuatro mil. El tercer comandante del ejército para el tercer mes {era} Benaía, hijo del sacerdote Joiada, {como} jefe; y en su división {había} veinticuatro mil. Este Benaía {era} un valiente de los treinta, y {estaba} sobre los treinta, y en su división {estaba} su hijo Amisabad. El cuarto para el cuarto mes {era} Asael, hermano de Joab, y después de él Zebadías su hijo; y en su división {había} veinticuatro mil. El quinto para el quinto mes {era} el comandante Samhut izraíta; y en su división {había} veinticuatro mil. El sexto para el sexto mes {era} Ira, hijo de Iques tecoíta; y en su división {había} veinticuatro mil. El séptimo para el séptimo mes {era} Heles pelonita, de los hijos de Efraín; y en su división {había} veinticuatro mil. El octavo para el octavo mes {era} Sibecai husatita, de los zeraítas; y en su división {había} veinticuatro mil. El noveno para el noveno mes {era} Abiezer anatotita, de los benjamitas; y en su división {había} veinticuatro mil. El décimo para el décimo mes {era} Maharai netofatita, de los zeraítas; y en su división {había} veinticuatro mil. El undécimo para el undécimo mes {era} Benaía piratonita, de los hijos de Efraín; y en su división {había} veinticuatro mil. El duodécimo para el duodécimo mes {era} Heldai netofatita, de Otoniel; y en su división {había} veinticuatro mil. Y a cargo de las tribus de Israel {estaban:} Eliezer, hijo de Zicri, jefe {principal} de los rubenitas; de los simeonitas, Sefatías, hijo de Maaca; de Leví, Hasabías, hijo de Kemuel; de Aarón, Sadoc; de Judá, Eliú, {uno} de los hermanos de David; de Isacar, Omri, hijo de Micael; de Zabulón, Ismaías, hijo de Abdías; de Neftalí, Jerimot, hijo de Azriel; de los hijos de Efraín, Oseas, hijo de Azazías; de la media tribu de Manasés, Joel, hijo de Pedaías; de la media tribu de Manasés en Galaad, Iddo, hijo de Zacarías; de Benjamín, Jaasiel, hijo de Abner; de Dan, Azareel, hijo de Jeroham. Estos {eran} los príncipes de las tribus de Israel.

2 Reyes 25:5

Pero el ejército de los caldeos persiguió al rey y lo alcanzó en los llanos de Jericó, y todo su ejército se dispersó de su lado.

Jeremías 41:3

Ismael mató también a todos los judíos que estaban con él, {es decir,} con Gedalías, en Mizpa, y a los hombres de guerra caldeos que se encontraban allí.

2 Reyes 5:1

Y Naamán, capitán del ejército del rey de Aram, era un gran hombre delante de su señor y tenido en alta estima, porque por medio de él el SEÑOR había dado la victoria a Aram. También el hombre era un guerrero valiente, {pero} leproso.

1 Samuel 14:28

Entonces uno del pueblo {le} habló, y dijo: Tu padre puso bajo estricto juramento al pueblo, diciendo: ``Maldito sea el hombre que tome alimento hoy." Y el pueblo estaba desfallecido.

2 Crónicas 17:17

y de Benjamín, Eliada, un valiente guerrero, y con él doscientos mil armados de arco y escudo;

Daniel 3:20-22

Y mandó que algunos valientes guerreros de su ejército ataran a Sadrac, Mesac y Abed-nego, {y los} echaran en el horno de fuego ardiente. Entonces estos hombres fueron atados y arrojados con sus mantos, sus túnicas, sus gorros y sus {otras} ropas en el horno de fuego ardiente. Como la orden del rey era apremiante y el horno había sido calentado excesivamente, la llama del fuego mató a los que habían alzado a Sadrac, Mesac y Abed-nego.

Lucas 3:14

También {algunos} soldados le preguntaban, diciendo: Y nosotros, ¿qué haremos? Y él les dijo: A nadie extorsionéis, ni {a nadie} acuséis falsamente, y contentaos con vuestro salario.

Lucas 23:11

Entonces Herodes, con sus soldados, después de tratarle con desprecio y burlarse de El, le vistió con un espléndido manto y le envió de nuevo a Pilato.

Juan 18:3

Entonces Judas, tomando la cohorte {romana}, y a {varios} alguaciles de los principales sacerdotes y de los fariseos, fue* allá con linternas, antorchas y armas.

Juan 19:2

Y los soldados tejieron una corona de espinas, la pusieron sobre su cabeza y le vistieron con un manto de púrpura;

Mateo 27:27

Entonces los soldados del gobernador llevaron a Jesús al Pretorio, y reunieron alrededor de El a toda la cohorte {romana.}

Juan 19:16

Así que entonces le entregó a ellos para que fuera crucificado.

Mateo 27:65-66

Pilato les dijo: Una guardia tenéis; id, aseguradla como vosotros sabéis. Y fueron y aseguraron el sepulcro; y además de poner la guardia, sellaron la piedra.

Mateo 28:2-4

Y he aquí, se produjo un gran terremoto, porque un ángel del Señor descendiendo del cielo, y acercándose, removió la piedra y se sentó sobre ella. Su aspecto era como un relámpago, y su vestidura blanca como la nieve; y de miedo a él los guardias temblaron y se quedaron como muertos.

Hechos 12:4

Y habiéndolo tomado preso, lo puso en la cárcel, entregándolo a cuatro piquetes de soldados para que lo guardaran, con la intención de llevarlo ante el pueblo después de la Pascua.

Hechos 21:32

Inmediatamente tomó consigo {algunos} soldados y centuriones, y corrió hacia ellos; cuando vieron al comandante y a los soldados, dejaron de golpear a Pablo.

Ezequiel 27:27

`Tus riquezas, tus mercancías, tu comercio, tus marineros y tus pilotos, tus calafates, tus agentes comerciales, y todos los hombres de guerra que hay en ti, con toda tu tripulación que en medio de ti está, caerán en el corazón de los mares el día de tu derrota.

Ezequiel 39:20

`Os hartaréis a mi mesa de caballos y jinetes, de poderosos y de todos los hombres de guerra' --declara el Señor DIOS.

Joel 2:7

Como valientes corren, como soldados escalan la muralla; cada uno marcha por su camino, y no se desvían de sus sendas.

Amós 2:15-16

El que empuña el arco no resistirá, el ligero de pies no escapará, ni el que monta a caballo salvará su vida. Y aun el más intrépido entre los valientes huirá desnudo aquel día --declara el SEÑOR.

1 Corintios 9:7

¿Quién ha servido alguna vez como soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta una viña y no come de su fruto? ¿O quién cuida un rebaño y no bebe de la leche del rebaño?

Filipenses 2:25

Pero creí necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano, colaborador y compañero de milicia, quien también es vuestro mensajero y servidor para mis necesidades;

2 Timoteo 2:3-4

Sufre penalidades {conmigo,} como buen soldado de Cristo Jesús. Ningún soldado en servicio activo se enreda en los negocios de la vida diaria, a fin de poder agradar al que lo reclutó como soldado.

Salmos 89:8

Oh SEÑOR, Dios de los ejércitos, ¿quién como tú, poderoso SEÑOR? Tu fidelidad también te rodea.

Jeremías 5:14

Por tanto, así dice el SEÑOR, Dios de los ejércitos: Por cuanto han hablado esta palabra, he aquí, pongo mis palabras en tu boca por fuego y a este pueblo por leña, y los consumirá.

Oseas 12:5

sí, el SEÑOR, Dios de los ejércitos, el SEÑOR es su nombre.

Amós 4:13

Pues he aquí el que forma los montes, crea el viento y declara al hombre cuáles son sus pensamientos, el que del alba hace tinieblas y camina sobre las alturas de la tierra: el SEÑOR, Dios de los ejércitos, es su nombre.

Las citas Bíblicas son tomadas de La Biblia de las Américas © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation, La Habra, Calif, http://www.lockman.org. Usadas con permiso