Proverbios 2:1

Hijo mío, si recibieres mis palabras, y mis mandamientos atesorares dentro de ti,

Proverbios 3:1

Hijo mío, no te olvides de mi ley, y tu corazón guarde mis mandamientos;

Proverbios 4:1

Oíd, hijos, la instrucción de un padre, y estad atentos, para que conozcáis cordura.

Proverbios 7:1

Hijo mío, guarda mis razones, y atesora contigo mis mandamientos.

Deuteronomio 6:6-9

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón:

Job 23:12

Del mandamiento de sus labios nunca me separé; guardé las palabras de su boca más que mi comida.

Salmos 119:9-11

BET. ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.

Proverbios 1:3

para recibir el consejo de sabiduría, justicia, juicio y equidad;

Proverbios 4:10

Oye, hijo mío, y recibe mis razones, y se te multiplicarán años de vida.

Proverbios 4:20-22

Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones.

Proverbios 6:21

Átalos siempre en tu corazón, enlázalos a tu cuello.

Mateo 13:44

Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo; el cual hallándolo un hombre, lo esconde, y gozoso por ello, va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.

Lucas 2:19

Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.

Lucas 2:51

Y descendió con ellos, y vino a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.

Juan 12:47-48

Y si alguno oye mis palabras, y no cree, yo no le juzgo; porque no vine para juzgar al mundo, sino para salvar al mundo.

Lucas 9:44

Dejad que estas palabras penetren en vuestros oídos, porque el Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres.

1 Timoteo 1:15

Palabra fiel y digna de ser recibida por todos; que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.

Treasury of Scripture Knowledge did not add

Reina Valera Gómez (© 2010)