Versículos de la Biblia más populares en Proverbios

Proverbios Categoría:

24

La senda de los rectos es apartarse del mal; el que guarda su camino preserva su alma.

25

para entender proverbio y metáfora, las palabras de los sabios y sus enigmas.

27

Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia; no te olvides ni te apartes de las palabras de mi boca.

31

Todas son sinceras para el que entiende, y rectas para los que han hallado conocimiento.

32

Hijo mío, si recibes mis palabras, y atesoras mis mandamientos dentro de ti,

36

porque si clamas a la inteligencia, {y} alzas tu voz al entendimiento,

40

Si dicen: Ven con nosotros, pongámonos al asecho para {derramar} sangre, sin causa asechemos al inocente,

44

La cual sin tener jefe, ni oficial ni señor,

48

devorémoslos vivos como el Seol, enteros, como los que descienden al abismo;

53

Hijo mío, presta atención a mis palabras, inclina tu oído a mis razones;

57

porque el SEÑOR defenderá su causa, y quitará la vida de los que los roban.

58

hallaremos toda {clase} de preciadas riquezas, llenaremos nuestras casas de botín;

60

Los proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel:

64

La herencia adquirida de prisa al principio, no será bendecida al final.

66

En la transgresión de sus labios se enreda el malvado, pero el justo escapará del apuro.

68

pero ellos a su propia sangre asechan, tienden lazo a sus propias vidas.

69

prepara en el verano su alimento, {y} recoge en la cosecha su sustento.

70

Porque es en vano tender la red ante los ojos de cualquier ave;

71

porque sus pies corren hacia el mal, y a derramar sangre se apresuran.

77

Volveos a mi reprensión: he aquí, derramaré mi espíritu sobre vosotros, os haré conocer mis palabras.

78

El hombre falto de entendimiento se compromete, y sale fiador a favor de su prójimo.

79

clama en las esquinas de las {calles} concurridas; a la entrada de las puertas de la ciudad pronuncia sus discursos:

80

Tales son los caminos de todo el que se beneficia por la violencia: que quita la vida de sus poseedores.

82

Por el fruto de su boca cada cual se saciará de bien, y las obras de las manos del hombre volverán a él.

86

el gallo, que se pasea erguido, asimismo el macho cabrío, y el rey {cuando} tiene el ejército con él.

88

El sabio escala la ciudad de los poderosos y derriba la fortaleza en que confiaban.

89

pasando por la calle cerca de su esquina; iba camino de su casa,

96

y vendrá como vagabundo tu pobreza, y tu necesidad como un hombre armado.

97

{Como} manantial hollado y pozo contaminado es el justo que cede ante el impío.

98

mas los que {lo} reprenden tendrán felicidad, y sobre ellos vendrá abundante bendición.

100

porque mejor es la sabiduría que las joyas, y todas las cosas deseables no pueden compararse con ella.

101

Con el fruto de su boca el hombre sacia su vientre, {con} el producto de sus labios se saciará.

102

Ahora pues, hijos {míos,} escuchadme, y no os apartéis de las palabras de mi boca.

103

Estímala, y ella te ensalzará; ella te honrará si tú la abrazas;

106

Yo, la sabiduría, habito con la prudencia, y he hallado conocimiento {y} discreción.

109

Todo hombre prudente obra con conocimiento, pero el necio ostenta necedad.

112

Por mí gobiernan los príncipes y los nobles, todos los que juzgan con justicia.

115

El que cava un hoyo caerá en él, y el que hace rodar una piedra, sobre él volverá.

118

cuando venga como tormenta lo que teméis, y vuestra calamidad sobrevenga como torbellino, cuando vengan sobre vosotros tribulación {y} angustia.

121

En los labios del entendido se halla sabiduría, pero la vara es para las espaldas del falto de entendimiento.

124

Aleja de la extraña tu camino, y no te acerques a la puerta de su casa;

126

Un poco de dormir, un poco de dormitar, un poco de cruzar las manos para descansar,

128

entonces tus graneros se llenarán con abundancia y tus lagares rebosarán de mosto.

130

El hombre pronto a la ira obra neciamente, y el hombre de malos designios es aborrecido.

131

El hombre misericordioso se hace bien a sí mismo, pero el cruel a sí mismo se hace daño.

134

El sabio de corazón será llamado prudente, y la dulzura de palabras aumenta la persuasión.

136

El que pone atención a la palabra hallará el bien, y el que confía en el SEÑOR es bienaventurado.

139

La lengua del justo es plata escogida, pero el corazón de los impíos es poca cosa.

141

El que persiste en la justicia {alcanzará} la vida, y el que va en pos del mal, su propia muerte.

148

Los simples heredan necedad, mas los prudentes son coronados de conocimiento.

151

porque batiendo la leche se saca mantequilla, y apretando la nariz sale sangre, y forzando la ira se produce contienda.

152

guirnalda de gracia pondrá en tu cabeza, corona de hermosura te entregará.

156

Lo que es deseable en un hombre es su bondad, y {es} mejor {ser} pobre que mentiroso.

160

El que con diligencia busca el bien, se procura favor, pero el que busca el mal, le vendrá.

162

La boca del justo emite sabiduría, pero la lengua perversa será cortada.

164

Lo que el impío teme vendrá sobre él, y el deseo de los justos será concedido.

165

el que guiña los ojos, el que hace señas con los pies, el que señala con los dedos,

167

Los labios del justo apacientan a muchos, pero los necios mueren por falta de entendimiento.

170

Oye, hijo mío, recibe mis palabras, y muchos serán los años de tu vida.

172

Hijo mío, no se aparten {estas cosas} de tus ojos, guarda la prudencia y la discreción,

173

Al que retiene el grano, el pueblo lo maldecirá, pero habrá bendición sobre la cabeza del que {lo} vende.

176

{está} ya en las calles, ya en las plazas, y acecha por todas las esquinas.

179

porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus utilidades {mejor} que el oro fino.

186

No estés entre los que dan fianzas, entre los que salen de fiadores de préstamos.

188

La persona indigna, el hombre inicuo, es el que anda con boca perversa,

189

llamando a los que pasan, a los que van derechos por sus sendas:

190

La necedad es alegría para el insensato, pero el hombre inteligente anda rectamente.

191

La lengua mentirosa odia a los que oprime, y la boca lisonjera causa ruina.

192

El que sea simple, que entre aquí. Y al falto de entendimiento, le dice:

195

Y he aquí, una mujer le {sale} al encuentro, vestida como ramera y astuta de corazón.

196

Y lo agarra y lo besa, y descarada le dice:

197

Es árbol de vida para los que de ella echan mano, y felices son los que la abrazan.

206

no sea que des tu vigor a otros y tus años al cruel;

209

He pasado junto al campo del perezoso, y junto a la viña del hombre falto de entendimiento,

210

Entonces discernirás justicia y juicio, equidad {y} todo buen sendero;

216

para librarte de la senda del mal, del hombre que habla cosas perversas;

220

El rey sabio avienta a los impíos, y hace pasar la rueda {de trillar} sobre ellos.

222

La mujer insensata es alborotadora, es simple y no sabe nada.

223

No envidies al hombre violento, y no escojas ninguno de sus caminos;

225

Con su conocimiento los abismos fueron divididos y los cielos destilan rocío.

226

Entonces andarás con seguridad por tu camino, y no tropezará tu pie.

228

En presencia del que tiene entendimiento está la sabiduría, pero los ojos del necio están en los extremos de la tierra.

230

El perezoso mete su mano en el plato, {y} ni aun a su boca la llevará.

231

Hijo mío, si has salido fiador por tu prójimo, {si} has dado promesa a un extraño,

235

Los azotes que hieren limpian del mal, y los golpes llegan a lo más profundo del cuerpo.

236

Yo ando por el camino de la justicia, por en medio de las sendas del derecho,

238

El deseo de los justos es sólo el bien, la esperanza de los malvados es la ira.

239

{Ella} te librará de la mujer extraña, de la desconocida que lisonjea con sus palabras,

244

Aun el necio, cuando calla, es tenido por sabio, cuando cierra los labios, {por} prudente.

245

El que anda en integridad anda seguro, mas el que pervierte sus caminos será descubierto.

248

y al final te lamentes, cuando tu carne y tu cuerpo se hayan consumido,

250

Fortaleza para el íntegro es el camino del SEÑOR, pero ruina para los que obran iniquidad.

253

Mi fruto es mejor que el oro, que el oro puro, y mi ganancia {es mejor} que la plata escogida.

254

y he aquí, estaba todo lleno de cardos, su superficie cubierta de ortigas, y su cerca de piedras, derribada.

255

El que guiña los ojos {lo hace} para tramar perversidades; el que aprieta los labios ya hizo el mal.

257

La integridad de los rectos los guiará, mas la perversidad de los pérfidos los destruirá.

258

¿Puede un hombre poner fuego en su seno sin que arda su ropa?

259

Con el bien de los justos, se regocija la ciudad, y cuando perecen los impíos, hay gritos de alegría.

260

Y se sienta a la puerta de su casa, en un asiento, en los lugares altos de la ciudad,

261

porque los rectos morarán en la tierra, y los íntegros permanecerán en ella;

264

Desde la eternidad fui establecida, desde el principio, desde los orígenes de la tierra.

273

No digas: Como él me ha hecho, así le haré; pagaré al hombre según su obra.

274

Lealtad y verdad guardan al rey, y por la justicia sostiene su trono.

275

Hijo mío, presta atención a mi sabiduría, inclina tu oído a mi prudencia,

276

Ordena tus labores de fuera, y tenlas listas para ti en el campo; y después edifica tu casa.

278

Cuando andes, tus pasos no serán obstruidos, y si corres, no tropezarás.

279

La corona de los sabios es su riqueza, {mas} la necedad de los necios es insensatez.

281

Cesa, hijo mío, de escuchar la instrucción, {y} te desviarás de las palabras de sabiduría.

284

El justo come hasta saciar su alma, pero el vientre de los impíos sufre escasez.

285

El impío codicia el botín de los malos, pero la raíz de los justos da {fruto}.

288

El justo nunca será conmovido, mas los impíos no habitarán en la tierra.

290

El bueno alcanzará el favor del SEÑOR, mas El condenará al hombre de malos designios.

292

de los que dejan las sendas de rectitud, para andar por los caminos tenebrosos;

293

No contiendas con nadie sin motivo, si no te ha hecho daño.

294

Ciertamente no es bueno multar al justo, {ni} golpear a los nobles {por} su rectitud.

298

Cuando estableció los cielos, allí estaba yo; cuando trazó un círculo sobre la faz del abismo,

302

Si has sido necio en ensalzarte, o si has tramado {el mal, pon} la mano sobre tu boca;

304

En el corazón del prudente reposa la sabiduría, pero en medio de los necios no se da a conocer.

309

La justicia del íntegro enderezará su camino, pero el impío caerá por su propia impiedad.

311

Hijo mío, guarda mis palabras, y atesora mis mandamientos contigo.

313

Cuando no había abismos fui engendrada, cuando no había manantiales abundantes en aguas.

316

Escuchad, porque hablaré cosas excelentes, y con el abrir de mis labios rectitud.

317

En la multitud del pueblo está la gloria del rey, pero en la falta de pueblo está la ruina del príncipe.

320

Conforme a la justicia son todas las palabras de mi boca, no hay en ellas nada torcido ni perverso.

321

Pues los caminos del hombre están delante de los ojos del SEÑOR, y El observa todos sus senderos.

322

para otorgar heredad a los que me aman y {así} llenar sus tesoros.

323

Hay bendiciones sobre la cabeza del justo, pero la boca de los impíos oculta violencia.

324

Evítalo, no pases por él; apártate de él y pasa adelante.

328

La justicia de los rectos los librará, mas los pérfidos en {su} codicia serán atrapados.

329

El que guiña el ojo causa disgustos, y el necio charlatán será derribado.

331

El hombre no se afianzará por medio de la impiedad, y la raíz de los justos no será removida.

333

No trames el mal contra tu prójimo, mientras habite seguro a tu lado.

334

Oh simples, aprended prudencia; y vosotros, necios, aprended sabiduría.

335

Y serás como el que se acuesta en medio del mar, o como el que se acuesta en lo alto de un mástil.

336

No he escuchado la voz de mis maestros, ni he inclinado mi oído a mis instructores.

338

Porque los labios de la extraña destilan miel, y su lengua es más suave que el aceite;

339

para librarte de la mujer mala, de la lengua suave de la desconocida.

340

El hombre será alabado conforme a su discernimiento, pero el perverso de corazón será despreciado.

341

y él me enseñaba y me decía: Retenga tu corazón mis palabras, guarda mis mandamientos y vivirás.

342

He estado a punto de completa ruina en medio de la asamblea y la congregación.

345

Porque mi boca proferirá la verdad, abominación a mis labios es la impiedad.

348

porque os doy buena enseñanza; no abandonéis mi instrucción.

350

En la cima de las alturas, junto al camino, donde cruzan las sendas, se coloca;

351

yo estaba entonces junto a El, {como} arquitecto; y era {su} delicia de día en día, regocijándome en todo tiempo en su presencia,

352

Tenía que ofrecer ofrendas de paz, {y} hoy he cumplido mis votos;

354

cuando El no había hecho aún la tierra y los campos, ni el polvo primero del mundo.

355

El testigo perverso se burla de la justicia, y la boca de los impíos esparce iniquidad.

356

Más vale el poco estimado que tiene siervo, que el que se alaba y carece de pan.

357

junto a las puertas, a la salida de la ciudad, en el umbral de las puertas, da voces:

360

átalos de continuo en tu corazón, enlázalos a tu cuello.

361

Antes que los montes fueran asentados, antes que las colinas, fui engendrada,

362

Las palabras de los impíos son asechanzas sangrientas, pero a los rectos su boca los librará.

365

Porque fosa profunda es la ramera, y pozo angosto es la mujer desconocida.

367

{si} te has enredado con las palabras de tu boca, {si} con las palabras de tu boca has sido atrapado,

368

Pero él no sabe que allí están los muertos, {que} sus invitados están en las profundidades del Seol.

369

Cuando andes, te guiarán; cuando duermas, velarán por ti; y al despertarte, hablarán contigo.

370

haz esto ahora, hijo mío, y líbrate, ya que has caído en la mano de tu prójimo: ve, humíllate e importuna a tu prójimo;

372

Oh hombres, a vosotros clamo, para los hijos de los hombres es mi voz.

373

Los malos se inclinarán ante los buenos, y los impíos, a las puertas del justo.

374

he rociado mi cama con mirra, áloes y canela.

375

que no se aparten de tus ojos, guárdalas en medio de tu corazón.

376

cuando al mar puso sus límites para que las aguas no transgredieran su mandato, cuando señaló los cimientos de la tierra,

378

cuando arriba afirmó los cielos, cuando las fuentes del abismo se afianzaron,

379

Morirá por falta de instrucción, y por su mucha necedad perecerá.

380

Sean para ti solo, y no para los extraños contigo.

381

líbrate como la gacela de la mano {del cazador,} y como ave de la mano del que caza.

382

Ven, embriaguémonos de amor hasta la mañana, deleitémonos con caricias.

383

pero al final es amarga como el ajenjo, aguda como espada de dos filos.

384

¿Se derramarán por fuera tus manantiales, {tus} arroyos de aguas por las calles?

388

Al instante la sigue, como va el buey al matadero, o como {uno en} grillos al castigo de un necio,

390

¿Por qué has de embriagarte, hijo mío, con una extraña, y abrazar el seno de una desconocida?

392

El apetito del trabajador para él trabaja, porque su boca lo impulsa.

393

no des sueño a tus ojos ni adormecimiento a tus párpados;

394

¿O puede caminar un hombre sobre carbones encendidos sin que se quemen sus pies?

395

para que guardes la discreción, y tus labios conserven el conocimiento.

396

por eso he salido a encontrarte, buscando tu rostro con ansiedad, y te he hallado.

398

El que corrige al escarnecedor, atrae sobre sí deshonra, y el que reprende al impío {recibe} insultos.

399

regocijándome en el mundo, {en} su tierra, y {teniendo} mis delicias con los hijos de los hombres.

400

Ahora pues, hijos {míos,} escuchadme, y prestad atención a las palabras de mi boca.

401

Así es el que se llega a la mujer de su prójimo; cualquiera que la toque no quedará sin castigo.

404

No mires al vino cuando rojea, cuando resplandece en la copa; entra suavemente,

405

para que te guarden de la mujer extraña, de la desconocida que lisonjea con sus palabras.

406

Porque desde la ventana de mi casa miraba por la celosía,

408

La maldición del SEÑOR está sobre la casa del impío, pero El bendice la morada del justo.

409

porque guirnalda de gracia son para tu cabeza, y collares para tu cuello.

412

He tendido mi lecho con colchas, con linos de Egipto en colores;

413

Di a la sabiduría: Tú eres mi hermana, y llama a la inteligencia {tu} mejor amiga,

416

hasta que una flecha le traspasa el hígado; como el ave que se precipita en la trampa, y no sabe que esto {le costará} la vida.

418

Cuando te sientes a comer con un gobernante, considera bien lo que está delante de ti,

419

se ha llevado en la mano la bolsa del dinero, volverá a casa para la luna llena.

421

{Como} manzanas de oro en engastes de plata es la palabra dicha a su tiempo.

430

¿No clama la sabiduría, y levanta su voz la prudencia?

431

No se desvíe tu corazón hacia sus caminos, no te extravíes en sus sendas.

432

La sabiduría ha edificado su casa, ha labrado sus siete columnas;

433

Porque muchas son las víctimas derribadas por ella, y numerosos los que ha matado.

435

todo el día codicia, mientras el justo da y nada retiene.

439

ha preparado su alimento, ha mezclado su vino, ha puesto también su mesa;

444

El que sea simple que entre aquí. Al falto de entendimiento le dice:

448

Palabras de Agur, hijo de Jaqué: el oráculo. Declaración del hombre a Itiel, a Itiel y a Ucal.

451

ha enviado a sus doncellas, {y} clama desde los lugares más altos de la ciudad:

452

Venid, comed de mi pan, y bebed del vino que he mezclado.

454

El que vive aislado busca {su propio} deseo, contra todo consejo se encoleriza.

455

Si no tienes con qué pagar, ¿por qué han de quitarte la cama de debajo de ti?

458

Ciertamente como ladrón acecha, y multiplica los infieles entre los hombres.

466

El impío recibe soborno bajo el manto, para pervertir las sendas del derecho.

469

El sacrificio de los impíos es abominación, cuánto más trayéndolo con mala intención.

476

¿Quién subió al cielo y descendió? ¿Quién recogió los vientos en sus puños? ¿Quién envolvió las aguas en su manto? ¿Quién estableció todos los confines de la tierra? ¿Cuál es su nombre o el nombre de su hijo? Ciertamente tú lo sabes.

486

El simple todo lo cree, pero el prudente mira bien sus pasos.

490

La sabiduría clama en la calle, en las plazas alza su voz;

497

El testigo veraz salva vidas, pero el que habla mentiras es traidor.

504

Miren tus ojos hacia adelante, y que tu mirada se fíje en lo que está frente a ti.

508

¿De quién son los ayes? ¿De quién las tristezas? ¿De quién las contiendas? ¿De quién las quejas? ¿De quién las heridas sin causa? ¿De quién los ojos enrojecidos?

513

El sacrificio de los impíos es abominación al SEÑOR, mas la oración de los rectos es su deleite.

537

porque el justo cae siete veces; y vuelve a levantarse, pero los impíos caerán en la desgracia.

541

El de corazón descarriado se saciará de sus caminos, pero el hombre bueno {estará satisfecho} con el suyo.

542

El que anda en rectitud teme al SEÑOR, pero el de perversos caminos le desprecia.

544

Todos los días del afligido son malos, pero el de corazón alegre {tiene} un banquete continuo.

548

Justo {parece} el primero que defiende su causa {hasta} que otro viene y lo examina.

554

No hagas ostentación ante el rey, y no te pongas en el lugar de los grandes;

555

También éstos son proverbios de Salomón, que transcribieron los hombres de Ezequías, rey de Judá:

558

Si un gobernante presta atención a palabras mentirosas, todos sus servidores {se vuelven} impíos.

565

No respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él.

577

Muy alta está la sabiduría para el necio, en la puerta no abre su boca.

579

El que desprecia la palabra pagará por ello, pero el que teme el mandamiento será recompensado.

589

Los labios veraces permanecerán para siempre, pero la lengua mentirosa, sólo por un momento.

601

Inclina tu oído y oye las palabras de los sabios, y aplica tu corazón a mi conocimiento;

606

Echa fuera al escarnecedor y saldrá la discordia, y cesarán {también} la contienda y la ignominia.

609

El hombre impío muestra audacia en su rostro, pero el recto asegura su camino.

611

No es para los reyes, oh Lemuel, no es para los reyes beber vino, ni para los gobernantes desear bebida fuerte;

612

Golpea al escarnecedor y el ingenuo se volverá astuto, pero reprende al inteligente y ganará conocimiento.

617

De los que se demoran mucho con el vino, de los que van en busca de vinos mezclados.

618

Tus ojos verán cosas extrañas, y tu corazón proferirá perversidades.

619

¿Qué, hijo mío? ¿Qué, hijo de mis entrañas? ¿Qué, hijo de mis votos?

620

Como nieve en el verano y como lluvia en la siega, así la honra no es apropiada para el necio.

622

La sanguijuela tiene dos hijas, {que dicen:} ¡Da{me!} ¡Da{me!} Hay tres cosas que no se saciarán, {y} una cuarta que no dirá: ¡Basta!

624

Busca lana y lino, y con agrado trabaja con sus manos.

625

{Como} aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre, y el hombre de entendimiento lo sacará.